May 02

Cayla, muñeca espía.

Las autoridades alemanas han prohibido su comercialización y han instado a los padres a destruir las muñecas Cayla que tengan en su hogar.

No es una locura, resulta que este aparentemente “inocente” juguetico tiene todos los recursos para convertirse en un peligroso espía. Cuenta con cámara, micrófono y conexión bluetooth, además trae una aplicación que se instala fácilmente en un dispositivo móvil y permite que la muñeca pueda establecer una especie de charla con los niños.

El principal problema de Cayla es la conexión bluetooth que permite a terceras personas escuchar y grabar a distancia la conversación que se tenga con la muñeca o en presencia de ésta.

“Objetos que ocultan cámaras o micrófonos y que pueden transmitir datos de forma inadvertida amenazan la esfera privada de las personas”, manifestó en un comunicado el presidente de la Agencia Federal de Redes de Alemania, Jochen Homann.

La entidad ha pedido a los comercios que retiren la muñeca, pero ha dejado claro que no actuará contra los padres aunque la ley alemana de telecomunicaciones prohíbe la posesión de ese tipo de dispositivos, además de su fabricación y distribución.

Curioso el artefacto con carita de “niña buena”, si tiene alguno quítele la batería, por si acaso.

2 comentarios

  1. En todo buen CDR cubano tenemos variadas muñequitas de esas…. y qué decir de los muñequitos con guayaberas y lapiceros en los bolsillos… Lástima que no sabemos donde se les quita la batería.

  2. en mi barrio hay una de esas lo q de carne y hueso

Deja un comentario

Your email address will not be published.