Las Matemáticas y su utilidad práctica.

Eran muchos los dolores de cabeza y las noches de insomnio cuando se acercaban los exámenes de matemática, la más temida de las materias. Más de uno recordará aquellas libretas y libros llenos de símbolos y números que costaba tanto trabajo entender, pero que era inevitable su estudio para vencer el grado.

La Matemática, con su lenguaje abstracto lleno de teoremas y fórmulas hizo que muchos estudiantes la odiaran y no son pocos los que emprendieron toda una “huida” para estudiar cualquier cosa, lo que fuera,  pero que no tuviera matemática.

Sin embargo, la matemática no es algo inútil y mucho menos  una tortura psicológica como algunos llegaron a pensar. Y es que esa ciencia tan especial le sirve de base a todas las demás ciencias, es la herramienta más importante de la Física y la Química y constituye uno de los pilares de la tecnología moderna. La electrónica, la informática y las comunicaciones son lo que son hoy en día gracias al soporte matemático que tiene la teoría que las sustenta.

Pero la matemática no está solo en los exámenes ni en los libros de grandes científicos, no es algo exclusivo para ingenieros y diseñadores sino que está presente en muchos oficios simples y en muchas tareas de la vida diaria. Y la aplicamos constantemente sin darnos cuenta.

  • Al hacer una compra, o una venta. Cada acción de compra o de venta implica operaciones de cálculo. Gracias a la matemática puedes darte cuenta que un descuento del 10% sobre un producto y después un descuento del 20% sobre el mismo producto no significa un descuento total del 30%.
  • Un constructor, agricultor o pintor trabaja con superficies y necesitará calcular longitudes y áreas de distinto tipo. Tanto para estimar los recursos necesarios como para cuantificar su trabajo necesitará auxiliarse de la matemática.
  • Quienes almacenan sustancias líquidas a menudo necesitarán conocer el volumen de un recipiente y, si quieren exactitud, allí está la matemática.
  • Algo tan cotidiano como la conversión de unidades implica también operaciones aritméticas y alguna que otra regla de tres.
  • Antes que existieran las calculadoras digitales los comerciantes utilizaban “la prueba del nueve” para comprobar sus cálculos. Esta prueba es un recurso matemático que tiene más de 1800 años.
  • Los que se dedican a la programación o creación de software necesitan hacer un uso fuerte de la matemática en toda su extensión. Las aplicaciones informáticas de todo tipo y los videojuegos incluyen modelos matemáticos avanzados de gran complejidad.
  • En la medicina se utiliza bastante la estadística, una rama de la matemática, además de que el estudio de los procesos que tienen lugar a nivel microscópico requiere de la utilización de matemática numérica y otros recursos de cálculo.

Y hay más…

Hay algo más, las matemáticas también tienen efectos colaterales, sólo que estos son excepcionalmente buenos. El estudio de las matemáticas también entrena la mente, desarrolla el razonamiento, la capacidad de análisis y el pensamiento lógico,  hace que el pensamiento sea más coherente y ayuda a tomar mejores decisiones. Interactuar con las matemáticas puede hacer que la persona sea más inteligente, porque le enseña a organizar las ideas y pensar algorítmicamente, mejorando notablemente la eficiencia de los procesos mentales.

Es tan grande su aplicación y tan universal su uso que se le ha llegado a considerar un regalo divino. Muchos científicos afirman que la matemática es el lenguaje de la creación.

Entonces, no lo dude, la matemática está en todo.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.