El miedo a ser libre

La libertad es una de las grandes motivaciones del ser humano. El deseo de ser libre ha movido a millones de personas en varias épocas a lo largo de la historia. La libertad es un bien muy codiciado que trae bienestar al ser humano, pero no todo es color de rosa. Ser libre también tiene un precio para el individuo.

Ser libre y sentirse libre trae una sensación muy agradable. Significa tomar sus propias decisiones y tener voluntad propia. Pero implica también ser el responsable directo por las consecuencias de las decisiones tomadas. Allí es donde empieza el dilema.

La Libertad y la Responsabilidad van de la mano y ambas son inseparables. “Ser libre” es una frase que enamora y endulza los oídos, sin embargo “Ser responsable” a muchos les asusta. A la libertad se le ama pero a la responsabilidad se le teme porque provoca ansiedad y aterroriza por la posibilidad de equivocarse y sentir culpa por una mala decisión o un error.

Escoger su propio camino en la vida, decidir qué carrera estudiar, qué empleo buscar o aceptar, qué pareja escoger para compartir la vida, son sólo algunas de las primeras decisiones a que se enfrenta una persona libre.

Ser auténticamente libre significa también reconocer sus propios errores y asumir las consecuencias que se derivan de una mala decisión. Cuando todo sale bien es muy fácil porque las victorias tienen buen sabor, pero cuando las cosas van mal entonces cuesta trabajo reconocer que gran parte de la derrota empezó al tomar una decisión equivocada.

El ser humano siempre trata de culpar a las circunstancias cuando algo le sale mal, eso es una reacción casi natural. La libertad implica tener una filosofía diferente, que incluye poner tus propias acciones y decisiones como una causa importante de los fracasos que experimentas.

  • ¿Invertiste dinero en algo y quedaste en bancarrota? Una parte de la culpa puede ser de la situación económica, la mala actuación de tu persona de confianza, problemas de mercado y factores naturales. Pero una buena parte estará en tu propia decisión, falta de previsión o planificación deficiente y no prever contingencias.
  • ¿Tienes bajos ingresos? Habrán muchas causas, pero quizás tampoco has buscado un mejor empleo, quizás años atrás no elegiste una profesión o un oficio que sea mejor remunerado o no te esforzaste lo suficiente por superarte, eso también cuenta.
  • ¿Fracasaste con tu pareja? Los problemas de vivienda, la suegra, la incomprensión. Pero puede ser que no hayas escogido la persona adecuada o no hayas creado las condiciones apropiadas para que todo fuera mejor.

Ser libre da miedo porque se le teme a la responsabilidad y sentirse responsable da miedo. Reconocer los errores atemoriza y reconocerlos delante de otros atemoriza aún más. Muchos le huyen a la responsabilidad y terminan por cederla a otros para que decidan por ellos, prefieren obedecer que decidir, pero con la responsabilidad también ceden una parte de su libertad. Si otros deciden, son otros los que ponen las condiciones que deberemos cumplir.

La libertad tampoco es total. Hay cosas que no podemos controlar y debemos confiar en los demás. Por ejemplo, si vas a comer a un restaurant deberás confiar en que la comida está correctamente elaborada por los cocineros. Sin embargo, tú puedes elegir a qué restaurant ir y qué platos consumir de acuerdo a tus gustos y tu salud. Si se acerca un huracán no podrás detenerlo y deprimirte porque se acerca será inútil, pero puedes decidir qué medidas tomar para protegerte y resguardar tus bienes. No puedes decidir la estrategia económica de la empresa en que trabajas, pero sí puedes elegir trabajar en una empresa con una economía sólida y estable. Siempre hay algo que podemos decidir y hacer, eso es ser libre y responsable.

“La libertad significa responsabilidad; por eso, la mayoría de los hombres le tiene tanto miedo.”

George Bernard Shaw
(1856-1950) Dramaturgo irlandés.. Premio Nobel de Literatura.

4 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Agustin Oscar en 29 abril, 2018 a las 5:26 pm
    • Responder

    La Libertad nunca es completa, siempre hay que elegir dentro de marcos establecidos de antemano por otros, uno tiene facultad de elección dentro de muchas posibilidades, hasta ahí somos libres.
    Ayer encontré esta página web y quisiera que me ayudara a recuperar materiales perdidos, el espectro de mis lecturas es amplio pero por avatares del destino necesecito,right now, ebooks de auto ayuda.
    La mayoría de los libros de Jorge Bucay son de autoayuda, espiritualmente estoy pasando la mar por el fondo y estos ebooks me sostienen a flote, titulos que recuerdo son:
    26 Cuentos para pensar.
    El camino de las lágrimas.
    De la autoestima al egoismo
    Dejame que te cuente.
    Amarse con los ojos abiertos.
    Cartas para Claudia.
    Seguir sin ti.
    Hojas de ruta.
    El camino de la autodependencia.
    El camino del encuentro.
    El camino de la felicidad.
    20 pasos hacia adelante.

    Al desnudo cualquier ropa le sirve, soy la voz que clama en el desierto.
    Mil gracias, a la espera de su atención.
    Agustin.

    1. Hola Agustin. Tiene usted razón, la libertad nunca es completa, en realidad nada es total y absoluto.

      De los libros de Bucay que busca he subido dos, que se titulan “26 cuentos para pensar” y “Cartas para Claudia”, no estan visibles todavía en la página de libros ni en la columna pero aquí le adelanto los enlaces para que pueda descargarlos.

      https://agonzalolp.cubava.cu/files/2018/04/Bucay-Jorge-26-Cuentos-para-Pensar.rar

      https://agonzalolp.cubava.cu/files/2018/04/Bucay-Jorge-Cartas-para-Claudia.rar

      Saludos.

    • H61 en 30 septiembre, 2017 a las 8:05 am
    • Responder

    Interesante reflexión, la libertad hace crecer al hombre, decidir en los asuntos de su vida le da independencia y lo pone de frente al mundo y sus circuntancias. Habra quien se asusta con esa responsabilidad porque se acostumbró a ser manejados, de verdad es lindo tener voluntad propia y desición sobre tpdo en la economía personal aunque nunca se es totalmente independiente.

    1. Ser libre te permite decidir qué camino seguir, qué alternativa emplear, qué solución aplicar. Cada decisión tendrá siempre sus pro y sus contra y, como decisor que eres, estarás como causa primaria de lo bueno que logres con ello pero también de los inconvenientes. Serás el responsable de lo bueno y de lo malo, desviar la responsabilidad y culpar a las circunstancias por nuestros errores no ayuda, es un autoengaño que solo conduce a un nuevo error.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.