El necesario orden

Si al llegar a su trabajo  encuentra que su jefe le extiende una hoja de papel en blanco, para que escriba la cifra que desea para su salario ¿Sabría usted qué número escribir sin excederse? Si es capaz de cuantificar sus necesidades económicas, probablemente sea usted  una persona organizada.

Ser organizado es un paso imprescindible para llegar al éxito, aunque no es el único. Saber seleccionar objetivos, cuantificar recursos y valorar soluciones, son sólo algunos de los rasgos que caracterizan la manera de pensar con orden.

No basta con tener mucho si no se organiza y no se sabe qué hacer con lo que se tiene. Es fácil dar una mirada al mundo para darse cuenta que dentro de cada una de las naciones más prósperas funciona invariablemente una sociedad organizada, con un orden bien establecido en lo económico y disciplina social. Pero, mucho más cerca, a nivel familiar y personal, es también válido que quienes llevan una vida organizada se acercan más a la prosperidad que aquellos que viven sin orden.

  • Conocer de cerca sus gastos y necesidades y poder analizarlos.
  • Ser capaz de establecer sus prioridades, conocer qué es lo más importante y ordenar los asuntos de acuerdo a su importancia.
  • Dosificar correctamente su tiempo, poder definir el tiempo dedicado al trabajo, el deporte, los estudios, la familia y el descanso. No para convertirse en un robot sino para tener tiempo para cada cosa.
  • Planificar sus acciones.
  • Analizar los errores.

Estos son sólo algunos aspectos organizativos aplicables a cualquier escala, desde la persona, la familia, la empresa y toda la sociedad.

Las personas que llevan una vida ordenada enfrentan mejor las adversidades y períodos de crisis, son más adaptables a los cambios y menos propensas a la depresión. También se dice que quienes, por su carácter, son organizados suelen ser más saludables.

La planificación es casi tan antigua como la raza humana. Desde que el hombre aprendió a razonar tuvo la necesidad de organizar sus acciones para sobrevivir en el mundo que le rodea.  Allí comenzaron los primeros pasos del pensamiento estratégico, los primeros planes y también los primeros planazos.

1 comentario

    • Sindulfo on 20 mayo, 2018 at 10:45 pm
    • Responder

    El problema es como, aese gato no hay quien le ponga cascabel. Nada mas en el tema economía no hay quien c.. planifique gasto de nada, los precios bailan la danza de los millones y el salario ahí, se vive a merced de lo q aparesca y asi no hay orden, ese es el punto principal que si no puedes organizar tu economía lo demás es por gusto…

Deja un comentario

Your email address will not be published.