Se puede y No se puede

Estos muñequitos rusos
regresaron del pasado
después de ser olvidados
y haber caído en desuso.
Muchas veces que se puso
y ayudaron a educar
e intentaron demostrar
que todo puede lograrse
pero debe respetarse
la regla en cada lugar.

Uno se llama “Se puede”
y está listo a permitir
y al otro por prohibir
se le llama “No se puede”.
A primera vista puede
que parezcan dos contrarios
pero son complementarios
y están presentes en todo
enseñando de algún modo
los límites necesarios.

Ellos vienen a enseñarte
el límite a establecer,
que cada acción o deber
siempre tiene contraparte.
Para que uno no se aparte
del camino que ha elegido
es preciso haber sabido
que una ley se cumplirá:
Cada “Se puede” tendrá
su “No se puede” incluido.

Es muy fácil de encontrar
el clásico “No se puede”
tan tajante que no quede
un margen para avanzar.
Es presiso hoy recordar
que si mucho se prohibe
se limitará y se inhibe
el camino al desarrollo
y se desenreda el rollo
sólo si “Se Puede” vive.

Deja un comentario

Your email address will not be published.