La crítica ¿Construye o destruye?

La crítica es una valoración que se hace de algo o de alguien, basado en criterios y puntos de vista determinados. Es un juicio, un análisis más o menos riguroso que culmina con la expresión de un mensaje con mayor o menor acierto. Es muy común en el mundo del arte, la crítica literaria y la crítica de cine son bien conocidas. También en la política, la economía, la ciencia y la filosofía, la crítica es algo que está y ha estado presente desde que el hombre aprendió a pensar.

Se pudiera decir que la crítica es una foto de la parte fea que todos tenemos, tanto nosotros como nuestras obras. Los seres humanos somos imperfectos y cualquier obra humana es, en principio, también imperfecta. Entonces, tanto nosotros como nuestras obras  podemos ser criticados en cualquier momento y eso no debe ser motivo de sorpresa.

¿Pero cuándo una crítica es constructiva y cuándo destructiva?

La crítica es constructiva cuando se utiliza como herramienta de mejoramiento, cuando motiva la reflexión y ayuda a crecer. Sin embargo, cuando se utiliza la crítica como arma y se busca con ella desprestigiar y ofender, entonces se trata de una crítica destructiva.

Para lograr una buena crítica se deben tener en cuenta algunos aspectos fundamentales:

  • Mantener siempre el respeto. Las ofensas y ataques personales desvirtúan el sentido de la crítica.
  • El estricto apego a la verdad. No es una crítica lo que se basa en mentiras, eso es otra cosa. La crítica se dirige a una actitud, una idea, una obra, acción, decisión, etc. En fin, se dirige hacia algo real, que existe y es una verdad.
  • La manera de expresarla. La crítica es un mensaje, por tanto las palabras que se utilizan son importantes y no deben lanzar o sugerir un segundo mensaje.
  • El contexto en que se realiza. Cuando se critica algo que es de conocimiento público, la crítica se puede hacer en un lugar público. Pero cuando se refiere a asuntos privados debe hacerse en privado o ante los que conocen dicho asunto. La crítica no justifica violar la privacidad de nadie. Por eso saber elegir el contexto para hacer la crítica es importante.
  • El criticado tiene derecho a réplica. La crítica es también una obra humana y por tanto imperfecta, el que critica puede estar equivocado total o en parte. Por eso quien es blanco de una crítica tiene derecho a defenderse.
  • No confundir la crítica con la denuncia, son cosas diferentes. La crítica es sólo una valoración o criterio, mientras la denuncia es una declaración de algo violatorio de la ley o la moral. La crítica no presupone enfrentamiento, la denuncia sí.

La manera en que se recibe y se reacciona ante una crítica también dice mucho de la persona, la reacción puede contribuir tanto a reforzar como a desacreditar una crítica. Muchos asocian la crítica con la ofensa, pero este sería otro tema.

La crítica siempre debe ser dura, por lo que muchas veces suele provocar vergüenza o bochorno, más aun cuando se hace en público, pero tampoco es un arma para atacar, denigrar o satanizar a las personas. La crítica no es para tirar toallas ni tampoco para lanzar venenos, es para facilitar la comprensión, estimular la reflexión y el cambio, contribuir al mejoramiento y ayudar a sanar.

1 comentario

    • chicharron en 2 julio, 2020 a las 12:10 pm
    • Responder

    la critica no construlle segun mi opinion , es como la tomamos nosotros lo q da el resultado,
    miren al cubano q se queja de todo y no hace nada,
    en cualquier pais del mundo le suben $1 a un producto y arman el ejercito rebelde a palo y piedras

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.